miércoles, 22 de marzo de 2017

Pequeño baul de laca.

Pequeño baul de laca lleno de recuerdos, historias e imagenes, donde guardo toda mi vida entera, desde los nebulosos dias de los sesentas hasta esta primavera luminosa, donde convergen mundos pasados, presentes y quizas futuros.
Meto la mano a su interior y saco entre mis dedos instantes congelados en el tiempo, a veces llenos de temor, otros de incredulidad, dolor y ternura.
Esta es mi vida, la de este pequeño baul lleno de colores, donde Glenda y Mario viviran para siempre.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Allende

y cuando Allende moría heroíco en La Moneda
las flores en el pelo marchitaban
y ya nadie queria irse a San Francisco
porque los tiempos eran oscuros
y Jackson y Hearst eran los ultimos sueños
que Nixon y Reagan ahogaban
y no nos quedaba mas que ultimar
programas viejos en las tardes
de blanco y negro
viendo como nuestras esperanzas pasaban
y las últimas protestas aburrian a los travoltas de papel
y ya nadie queria luchar
sólo bailar y bailar
olvidar y olvidar
que pudo el mundo ser nuestro
y sólo en nuestras manos quedaron
flores marchitas
cuentos marchitos
escritos perdidos en el viento
en el fragor de las balas
en un rocket cimbrando Chile
derrumbando la esperanza
¿acaso alguien nos recordara
en las tibias tardes del 73 escuchando a Scott Mackenzie?.

Fidel

Ayer murio Fidel
antier murió el Che
mañana morire yo
y después todos moriremos
¿acaso la muerte marca una diferencia?
¿acaso los tiempos de la muerte no son nuestros tiempos?
¿dudariamos acaso en negar que la muerte es más democrática que el ser humano?
tu te lo preguntas
tu que mañana moriras 
como todos lo haremos
porque antes o después de Fidel
antes o después de ti
ella llegará y seguira llegando
tan puntual como nuestro destino
como nuestra propia mortalidad,
seas Fidel
seas el Che,
seas solo tú.

viernes, 22 de abril de 2016


Los huesos de la tierra

escondido como los huesos de la tierra
el dolor profundo hunde raíces en nuestras venas
sangre herida por las balas del tiempo y la impudicia de la desmemoria
desmedramos notas y escribimos una y otra y otra vez la misma historia
pero no aprendemos a conocer lo que describimos
y nuestra ignorancia es el dolor de otros que saben la verdad
pero la callan
por temor al juicio de los cielos
por temor al juicio del pasado
nada nos queda entonces mas que seguir escarbando
mas y mas hondo
en la piel de la patria
hurgando entre polvos y adobes de ayeres
mientras cae la lluvia
descubriendo lapidas y craneos que nos sonrien sarcásticos
porque ellos saben quienes somos
y nosotros apenas descubrimos quienes eran
les pedimos sus nombres, edades, filiaciones, credenciales
y rien fuerte con la tormenta que cae
porque el morir hace un poco vidente
viendo el futuro que nos espera
escondido como todo al pie de esas ceibas milenarias
tan parecidas a los huesos de esta tierra
tan parecidas a nuestros propios huesos
a nuestra propia sangre
a nuestros propios padres
a nuestros propios hijos
y la lluvia sigue cayendo
sobre los montes
sobre la alameda solitaria
donde pasean inermes
los cadaveres exquisitos
olorosos a tribunas
debates y mentiras truncadas
y las calaveras continúan sonriendo
ya muy lejos de nuestras frustraciones
mientras alguien echa tierra poco a poco
sobre las tumbas
y poco a poco
volvemos a olvidar.

domingo, 1 de noviembre de 2015

Acaso somos mas que eterno polvo?

Vereda
bosque 
arroyo
cascada
tumbas de piedra
montaña azul
padres
madres
hermanos
luna yacente
eternidad
¿Nombres?
¿Voces?
¿Acaso los se?
¿Acaso los supe?
en la ribera
llora el alba
en los mausoleos
aulla el mono
los reyes durmientes
sueñan junto al
campesino,
villano
clérigo
 y  el guerrero
desmorona
poco a poco
el rostro inerte
vigilante 
y conquistador
de imperios
olvidados
¿Acaso somos
más que eterno
polvo a la orilla
del inmenso cauce de la noche?.


sollozo

Camino descalza entre los sauces
anochece
la lluvia llama entre las hojas
busco tanteando con mis manos
la lejana luz del castillo que me guía
entre sus ventanales veo la silueta
de mi amado perdida entre velones
y brocados
espera
solloza y reza por mi alma
¡calla no llores mas!
quiero gritar
mas de mi garganta unica
sale una lagríma de sangre
que se lleva el viento
¿llegare acaso a las puertas?
¿me recibiran las frías éscalas
del torreon?
miro triste el empedradro camino
de guijas y basaltos
luego nombro tu nombre
y me escuchas
mas veo tu rostro esconder
al rincón mas oscuro de
nuestro lecho nupcial
y ahi estoy yo mirándote tierna
desde las cuencas vacías
antes de volver al bosque sollozante
en mis manos esa flor
la flor que dolorosa cerraste
en las inertes manos de tu
yacente esposa.

viernes, 30 de octubre de 2015

De la muerte.

1-El viento afuera
y yo encerrada en el mausoleo
por las ventanas veo
el viento entre los pinos
las montañas verdes
el sol añóso entre las nubes
sostengo en mi mano el misal
el rostro pétreo volviéndose a
las húmedas paredes
rezos
oraciones
una fecha desvaída
luego otra vez el viento
la nieve
el frío
un rechinido
silencio
luego lo se
mi amado ya viene por mi.

2-Dicen que nacemos muriendo
que cada dia crece poco a poco
con cariño casi esperando el momento
de asaltarnos con dolor y sorpresa
ya fuera el dolor de costado
el vómito negro o el vómito blanco
la sangria o el mal aire
el traidor encuentro en la vereda
la piedra que aplasta
la lluvia que ahoga
casi esperando con cariño es ese
instante en que atisba con malicia
en el rincón del cuarto
en el pasillo del convento
o la grava del cuartel
y antes que sepamos quién es
nos llega con la plena certeza
de que ya estamos bien muertos.

3-Era una mas de la tropa
seguía su camino recogiendo despojos
y oraciones
plegarias y angustias
todos sabían
pero nadie la convocaba
al clarín
al pase de lista
al sueño inquieto alrededor de la fogata
caminaba con ellos
quien sabe ha cuanto
desde que salieron del pueblo
el día de la emboscada en la sierra
cruzaba las rancherías entre el mauser
y la metralla
alguien le compuso corridos
coplas
rimados
ella sonrió
complacida ofreció su mayor favor
fue el día del cólera morbo
luego
ella siguió las veredas
en busca de otra tropa.

4-Tomo mi mano
entre tus manos
la vida se va
la sangre poco a poco
petrificada vuelvese azul
en tu rostro pétreo
siento ya la cercanía
del roble y el marmól
del formol
indefinido aroma a tierra
indefinido aroma a musgo
hierbas
huesos
entre la seda el tul
las organzas desprendidas
el gusano que horada lentamente
tus blancos senos
más antes del capítulo final
arrastro tu vida inerte
entre mis brazos
lánguida y poética
al daguerrotipo de la esquina.

5-Embrutecido
invocaste cien veces mi nombre
como una oración al Dios sordo
al Cristo inmóvil que nada hizo
la foto de los hijos
querubines de ojos muertos
mirando a la nada
pulmonía
influenza
que importaba
tan sólo el ajenjo inacabable
para poder morir y alzar esos
escalones a la eternidad
¡falsa ilusión!
ante ti ignoraste la palabra
el reproche
la amargura
apuraste el trago
supuraste la herida
pediste clemencia
asentí sin mencionara mas
tome tus brazos
bese tus labios
luego muy despacio
deposité tu cuerpo
entre las fosas
y brinde por tu descanso.