lunes, 5 de diciembre de 2016

Allende

y cuando Allende moría heroíco en La Moneda
las flores en el pelo marchitaban
y ya nadie queria irse a San Francisco
porque los tiempos eran oscuros
y Jackson y Hearst eran los ultimos sueños
que Nixon y Reagan ahogaban
y no nos quedaba mas que ultimar
programas viejos en las tardes
de blanco y negro
viendo como nuestras esperanzas pasaban
y las últimas protestas aburrian a los travoltas de papel
y ya nadie queria luchar
sólo bailar y bailar
olvidar y olvidar
que pudo el mundo ser nuestro
y sólo en nuestras manos quedaron
flores marchitas
cuentos marchitos
escritos perdidos en el viento
en el fragor de las balas
en un rocket cimbrando Chile
derrumbando la esperanza
¿acaso alguien nos recordara
en las tibias tardes del 73 escuchando a Scott Mackenzie?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada